Turismo en Jujuy

Turismo en Jujuy

Las mejores vacaciones en Jujuy

Atravesada por el Trópico de Capricornio, Jujuy posee la mayor variedad climática del país, obteniendo así diversos ecosistemas que se han transformado en los cuatro circuitos turísticos que muestran a la provincia como un destino para disfrutar todo el año y descubrir paisajes e historias en cada rincón.

Conectada por la RN 9 que la une con Buenos Aires, Córdoba y Rosario y con un aeropuerto Internacional ubicado a 33 km de la ciudad de Perico al sudoeste de  San Salvador de Jujuy, capital provincial, Jujuy nos sumerge a recorrer el norte argentino.

Podremos encontrar llanuras, selva, altiplanos, valles y quebradas, todo con un clima diferente, con estaciones pronunciadas y temporadas de lluvias. Su gente, arraigada a costumbres y tradiciones transmitidas por sus antepasados, nos dan una cálida bienvenida donde sus casas de adobe invitan a degustar de la gastronomía norteña, con sus tradicionales empanadas, cabritos y humitas, donde el aroma nos invade y nos deja con ganas de más.  

Jujuy nos da la posibilidad de volver a nuestros orígenes o dar a conocer nuestra cultura ancestral al mundo entero siendo uno de los destinos turísticos más complejos del país, trasmitiendo la cosmovisión aborigen de la cordillera a todo aquel que abra su corazón y tenga un espíritu aventurero.

Con mañanas y noches frescas y tardes calurosas se recomienda a los turistas a llevar en toda época del año abrigo, protector solar y siempre tener agua cerca.

El mejor descanso para el turismo en Jujuy

Destacada por poseer cuatro circuitos turísticos, Jujuy no solo ofrece una variada oferta gastronómica y hotelera, sino que además la fuerte presencia de pueblos originarios hace que la visita sea una especie de viaje en el tiempo en cuanto a costumbres, sabores, religión y una conexión con la madre tierra.

Si comenzamos a visitarla por el Sur, nos vamos a encontrar con los valles y las Yungas, en el centro de la provincia nos chocaremos con la Quebrada de Humahuaca y al norte, ocupando gran parte de la provincia, la Puna, imponente, nos hipnotiza con sus montañas coloridas.

Las Yungas nos deslumbran con su clima cálido, veranos calurosos, lluvias incesantes y una selva que nos incita a recorrerla y a practicar actividades de bajo impacto como trekking, cabalgatas y avistajes de aves, zafarís fotográficos y visitas a las poblaciones originarias, ya que reúne la mayor cantidad de grupos étnicos de Argentina. Aquí conviven Kollas, Chane, wichis, guaraníes entre otros, que nos muestran su cultura y sus artesanías, admiradas en el mundo entero. También el ecoturismo, los baños termales y la fangoterapia se disfrutan en este recorrido.

Los Valles se localizan en el centro sur de la provincia, donde se encuentra la mayor concentración de la población. Aquí encontraremos la capital, San Salvador de Jujuy, con su amplia oferta hoteleras del más alto nivel y una amplia gama de lugares gastronómicos para todo tipo de paladares. Recorrida por vertientes, lagunas y una rica historia, los valles nos permite realizar numerosas excursiones con una riqueza cultural inigualable, práctica de deportes acuáticos en sus diques, largas caminatas y disfrutar saludablemente de las termas.

Luego, nos vamos al centro, donde la inmensa Quebrada de Humahuaca nos impacta con sus formaciones montañosas. El clima semiárido nos da la bienvenida a los cordones montañosos y sus espectaculares colores junto a un recorrido geológico de más de 10.000 años de historia. Aquí podremos realizar largas caminatas con un itinerario cultural de extenso recorrido cultural, visitando la Antigua Capilla de Tumbayo, la feria Artesanal de Purmamarca, los alegres carnavales de Maimara, cruzar el Trópico de Capricornio o caminar por las simpáticas callecitas de Tilcara.

Por último, rodeada de paisajes rústicos y despoblados, la Puna nos abraza con mimos de simplicidad, un pasado respetado tanto por sus lugareños como por los miles de turistas que buscan y encuentran la tranquilidad necesaria como para sumergirse en estas tierras de la Pacha Mama. Superando los 3.400 msnm podemos observar sus grandes cadenas montañosas contrastando con sus extensas planicies. Este paisaje es ideal para quienes practican montañismo, para la observación de flora y fauna y para quienes desean disfrutar de una vasta diversidad de eventos y festividades religiosas que dan gusto conocerlas y sentirse participe. No hay que dejar de recorrer Susques y sus construcciones de barro, piedra y adobe, Casabindo con su tradicional Toreo de la Vincha, donde se le intenta quitar una vincha con monedas de plata al toro, y la Quiaca donde se encuentra el Punto Extremo Norte Argentino.

Jujuy se puede apreciar a pie, en paseos en llama, disfrutando de las termas, conociendo las inigualables Salinas Grandes, realizando largas excursiones entre los Andes, acampando en los valles o simplemente se puede optar por visitarla en cualquiera de sus fiestas nativas como es las ofrendas a la Pacha mama los 1eros de agosto. Cualquiera sea la manera, la hospitalidad de los lugareños harán que su estadía sea mágica y se lleve en su alma sensaciones indescriptibles.